domingo, 4 de octubre de 2015

A que esperas para dejar de esperar



Hoy he descubierto que la mayor fuente de dolor de esta vida es esperar.

Desde que nacemos nos entrenan para ello, desde pequeños esperamos para que nos den de comer, para que nos aseen, etc, de niños emitimos continuas llamaditas de atención esperando la aprobación y el aplauso de los demás.  Y de adultos no hacemos otra cosa nada más que esperar…

Esperamos que nuestro jefe nos diga que somos el mejor empleado del mundo, que nuestros padres nos demuestren los orgullosos que están de nosotros,que nuestros hijos nos agradezcan, que nuestra pareja nos diga que somos únicos todos los días de nuestra vida.

¿Y qué pasa cuando eso no llega?  Cuando el resultado no es el esperado, cuando no se cumplen nuestras expectativas...

Pues que nos cerramos totalmente ,nos volvemos serios,fríos, distantes  incapaces de darnos, porque no recibimos nada de lo esperado a cambio. Nos envolvemos en capas y capas de dolor que cada día nos alejan más de los demás y sobre todo de nosotros mismos.
Nos llenamos de razones y culpamos a los demás de nuestro dolor, y comenzamos a hablar mal de nuestra relación, de nuestro trabajo e incluso de nuestra propia familia, sin darnos cuenta que ese comportamiento solo empeora más la situación y que el único responsable de tu dolor eres TU MISMO.

Todos somos iguales todos somos hermanos, todos somos creados por la misma energía vital  que no es otra que el AMOR.

Si supiéramos e interiorizáramos que somos una fuente infinita de amor, una fuente inagotable que cuanto más da más se llena ,dejaríamos de poner excusas y daríamos a manos llenas, sin esperar nada  ,por que nada necesitas todo está en ti. Solo tienes que dar ,dar todos los días, y cada vez estarás más lleno, habrá menos vacío y te reencontrarás con tu verdadero ser. Porque es infinitamente más feliz el que da y perdona que el que recibe.

Así que os animo a que os deis completamente todos los días, a que améis con el alma y perdonéis aunque no tengáis la culpa, porque la satisfacción es aún  mayor.
Solo aquel que ama de forma  incondicional sin esperar nada a cambio sabe de lo que estoy hablando ,sabe quién es y de donde viene.

Date cada día en tu trabajo, en tu familia,en tu relación, a qué esperas para dejar de esperar, para fluir en tu verdadera naturaleza.
No más excusas sino lo entiendes busca entender , porque sino  jamás llenarás ese vacío, da igual las parejas que tengas, da igual los trabajos, si no eres capaz de darte sin esperar, seguirás cubierto de capas y capas de dolor ocultando tu luz , tu SER.

Así qué, a qué esperas para dejar de esperar………………….DATE COMPLETAMENTE.

Olga Bernal.

4 comentarios:

  1. Sé de lo que hablas, soy más feliz dando que esperando. Esperar genera expectativas, éstas pueden ser demoledoras cuando no se cumplen. Pero dar porque así se siente te hace libre. Ánimo con el blog. Aquí tienes una seguidora desde ya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bonito lo que dices sobre la libertad de dar y que cierto es. Me alegra que te guste el blog y mas viniendo de ti que eres una escritora excelente, me motiva para seguir. Gracias.

      Eliminar
  2. Aunque a veces no sea fácil dejar de esperar, es cierto que es el único camino para ser más completo y encontrarte contigo mismo. Gracias por aparecer cuando menos lo imaginaba. Esto acaba de empezar.... y no dejes de escribir. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por confiar en mi, un abrazo muy grande.

      Eliminar