lunes, 30 de enero de 2017

LAS PAREJAS Y EL KARMA





Las parejas y el karma.

A través de nuestras relaciones vivimos los aprendizajes más profundos de nuestra existencia. Nuestra familia, nuestros amigos o nuestra pareja, representan nuestros mejores Maestros del alma y justo a este aprendizaje, es a lo que llamamos karma. 

Una pareja kármica nos representa la oportunidad de resolver conflictos o situaciones negativas en las que nos hemos involucrado desde vidas anteriores. No hay uniones que se establezcan en base al amor romántico o idealizado propiamente, las uniones llevan un propósito espiritual que desconocemos al momento de unirnos, pero que poco a poco se va revelando ante nosotros y si tenemos la suficiente apertura, podremos verlo claramente.

Nos unimos en base a la dependencia emocional, el miedo a la soledad, a través de nuestros vacíos interiores. Y a todo eso le llamamos amor.
Posteriormente comenzamos a caminar juntos, recreando las más dolorosas circunstancias, proyectando nuestra oscuridad en nuestro escenario de vida y le seguimos llamando amor, porque nos atan los hijos, los papeles firmados, la sociedad con sus presiones y nuestros más profundos miedos.

Cuando el aprendizaje termina, el karma se libera. Al trascender el karma, nos abrirnos a la oportunidad de vivir a través de nuestro Dharma, será entonces cuando podamos vivir el amor a través de las parejas dharmáticas.

Las parejas dharmáticas han trascendido el sufrimiento. Comparten su vida, su tiempo, pero ya no están unidas en base al miedo o a través de sus vacíos. La unión sigue en base al aprendizaje, pero ahora es a través de la armonía y el respeto mutuo.

Es una pareja de crecimiento y servicio. Esta pareja no esta libre de problemas o discusiones, sin embargo, comparten conceptos básicos que las unen.

Cuando dos personas han concluido un importante proceso evolutivo, han liberado karma y están en tiempo de dharma, surge la posibilidad de encontrarse con su alma gemela, para expandir su energía y trascender el amor de sentimiento, al amor REAL.



LA FELICIDAD ES ...LA CUALIDAD DEL ALMA




Buscamos día tras día, hora tras hora, minuto a minuto, instante a instante la Felicidad…, pero la buscamos en las cosas que nos rodean, en las circunstancias, en los demás..., creemos que la felicidad solo la podemos alcanzarla a través de los  sentidos, los placeres, la adquisición de objetos, propiedades, recursos y a través del poder material...

No hemos sido conscientes del significado de la felicidad..., hemos aceptado el hecho de que solo podemos ser felices a través de la satisfacción de los deseos, pero en verdad, la felicidad no es un momento o unos momentos de satisfacción de nuestros instintos, inquietudes o metas...

La Felicidad Real solo puede ser producto de la Consciencia del Ser..., desde el conocimiento y la confianza de saber que ninguna situación, circunstancia o condición, es tu Esencia y lo que Eres…, porque tú eres más allá de tus vestiduras, más allá de las apariencias…

Ninguna felicidad momentánea es la solución a tus preguntas, tus dudas, miedos e insatisfacciones...
Todo aquello que llamamos felicidad, todo aquello que creemos felicidad o alegría no dura más que el instante de la adquisición y solo es un engaño..., solo es la gratificación de los instintos, los sentidos y del deseo, que es efímero y fugaz...
                                                                                   
Existe una felicidad que no depende de ninguna circunstancia, de ningún deseo, de ninguna recompensa..., existe una felicidad que se encuentra mucho más allá de todo concepto y de cualquier realidad aparente exterior..., existe una felicidad que no depende de ninguna circunstancia, de ningún hecho o  situación...

La felicidad auténtica es libre y no se apega a nada ni a nadie..., la auténtica felicidad está más allá de todo rol, papel y creencia…, para que sea real debe nacer del alma y del Espíritu…, Existe una felicidad, que no  es una emoción sino un Estado del Ser…, una forma de Vivir, Sentir y Estar y Ser…

La felicidad no es un momento o un apego..., la felicidad no se puede atrapar, Es libre... porque no es ninguna circunstancia, ninguna satisfacción, ningún deseo, Es un Estado de Ser… y del Ser…

La felicidad no debe depender de nada ni de nadie…, la felicidad no puede ser mancillada, pisoteada, robada y lastimada porque ella Es…, sin condiciones. 

Si tú has creído ser feliz durante un tiempo y después la perdiste..., no era felicidad, era satisfacción, placer y  gratificación...

Para ser feliz debes desprenderte de todo lo has creído ser..., debes dejar ir cualquier concepto preconcebido sobre ella..., debes desaparecer de todo apego, condición, pensamiento, dolor, excusa o justificación...

El ser humano aún no está preparado para ser feliz, ha vivido creyendo saber que es la felicidad..., pero aún ese concepto se le queda grande…

La felicidad solo puede ser entendida cuando desapareces..., solo puede ser Integrada y Vivida cuando ya no hay nada que te pueda retener en una realidad dominada por el dolor, el miedo, la duda, el juicio, la oposición y el conflicto...

La felicidad es un Estado Indescriptible del Ser…, donde no hay nada que temer, sufrir o proyectar..., es un espacio dentro del espacio infinito de tu Ser..., es un tiempo dentro del no tiempo de tu Ser..., es un Conocimiento donde nada es perdido, olvidado o ignorado..., es una vida que no es vida porque es existencia... y donde no hace falta existir porque se Es…


La felicidad Es estar sin estar y es Ser siendo…

La felicidad no se puede explicar solo se puede Vivir más allá de cualquier descripción y concepto…

Solo a través de la evolución del ser humano, solo cuando aprendamos a no creer vivir, solo cuando nos perdamos en la vida del que no vive porque Es…, solo entonces, descubriremos la Verdad de Ser Feliz…

Comencemos por la búsqueda del Ser…, comencemos siendo más allá de las apariencias, vayamos allí donde no hay intenciones, prejuicios, culpas, miedos, dolor, ni posición...


Llegará un día donde descubriremos la Verdad del Amor Incondicional, esa es la Felicidad…, Es el amor de saberte Quién Eres..., es la verdad de no creerte separado de nada ni de nadie, es vivir sin vivir, porque existes, Es Ser Uno…

La felicidad solo puede ser la cualidad del Alma, Espíritu…, la felicidad es una manera de vivir donde no existe apego, condición, enfermedad, dolor, miedo o muerte…

La felicidad solo puede ser vivida desde el centro amor que eres..., solo puede ser expresada a través de la verdad que está más allá de la luz que emanas, allí donde ninguna sombra, ninguna pregunta, ningún dolor puede ser ni siquiera pensado ni imaginado…

La felicidad es la Verdad del humano despierto..., de aquel que se reencontró con su Ser Pleno…

La felicidad jamás puede ser imaginada como algo externo a ti…, jamás puede ser comprada, vendida o disfrazada…, la felicidad solo puede ser experimentada desde la inocencia, la transparencia y la inmanencia del ser...


Olga Bernal

sábado, 28 de enero de 2017

PARA SER FELIZ DEBEMOS APRENDER A IGNORAR A MUCHAS PERSONAS






Muchas veces alejarnos de las personas conflictivas no solo es una cuestión de comodidad, sino de salud mental. Hay actitudes que nos llegan a desequilibrar tanto que nos bloquean y nos impiden realizarnos, sometiendo nuestro bienestar emocional a sus antojos.

Todos sabemos de buena tinta que nuestras relaciones no siempre nos aportan algo positivo, aunque realmente lo esperemos. A pesar de que somos conscientes de esto, no cuesta darnos cuenta de que estamos alimentando intercambios tóxicos.

O sea, nos parece algo “tonto” e incoherente pero, sin embargo, no podemos escapar de la realidad. Sacrificar nuestro bienestar por los demás está a la orden del día para cada uno de nosotros.

Así que nos encontramos ante el triste panorama de vivir sometidos a relaciones insanas con personas que no nos aportan sinceridad ni buenas emociones. Es decir, intercambios cargados de intereses y egoísmos. Por eso, para poder crecer debemos de aprender a ignorar a cierta gente en ciertos momentos.

¿Qué es lo que debemos ignorar para ser felices?

Las situaciones a partir de las que conviene comenzar a regalar nuestra ausencia son variopintas. Normalmente podemos reconocer con facilidad lo que nos turba pero es posible que nos lleve un tiempo en otras ocasiones.

Conocerlas nos ayudará a tomar conciencia de la realidad e incluso puede ayudarnos a anticipar estas cuestiones, de manera que podamos impedir que nos hagan más daño que el inevitable. Dicho esto, veamos algo más detenidamente lo que debemos aprender a ignorar:

1.Las críticas de los demás. Nadie nos puede afectar sin nuestro consentimiento. O sea, somos nosotros lo que damos validez a las opiniones de los demás. Lo que otros piensen sobre las decisiones que tomamos no debería importarnos, ya que es tan probable que nosotros nos equivoquemos como que ellos lo hagan.

2. La creación de inseguridades. Hay personas que se piensan que son expertos en la vida de todo. Estos acaban consciente o inconscientemente, creando inseguridades y pequeñas frustraciones en la gente que les rodea. Procura ignorar este tipo de actitudes, pues solo te conducen a la frustración.

3. Preocuparnos por lo que no podemos controlar. Si nos preocupa cómo va a actuar esa persona o qué va a hacer o decir, algo va mal. O sea, la gente no va haciendo daño deliberadamente y no debería de tenernos en vilo que nos respeten o no. Si esto ocurre, es mejor de que alejes de esa persona.

4. Las comparaciones obsesivas. Está muy bien que la gente triunfe y tenga éxito, pero no que hagan sentir a los demás poca cosa. No hay persona más insignificante que aquella que usa sus logros para menospreciar a los demás. Por eso, sigue centrándote en lo que tú puedes hacer para seguir creciendo y recuerda que lo que consigas depende en gran parte de que te lo creas.

5. Los intereses y egoísmos. No todo el mundo te está ayudando cuando intentan aparentar estar haciéndolo. Empieza a desactivar la realidad y analiza hacia qué lado se inclina la balanza siempre. Si hay un equilibrio, significa que hay armonía en vuestra relación; si por el contrario no lo hay, algo va mal.


Tenemos que darnos cuenta de que con el tiempo la imagen que tenemos de las personas puede cambiar, lo que implica que desconoceremos a aquellos que creíamos conocer.

Regala tu ausencia y tu indiferencia a quien no te valore; pero no de cualquier forma, auséntate emocionalmente. No lo hagas como una forma de venganza, sino como una manera de protegerte.

A veces nos percatamos demasiado tarde de que todo lo que hemos hecho por alguien ha sido ignorado o menospreciado en el terreno emocional. Es posible que entonces nos sintamos decepcionados y que nos demos cuenta de que no han movido ni un dedo por nosotros.

Conseguir que lo que alguien haga o no haga no nos afecte actúa como un bálsamo. Puede que resulte costoso al principio, pero los resultados comienzan a notarse bien pronto en nuestra salud emocional.

De hecho, cuando somos capaces de hacerlo, nos damos cuenta de que es un verdadero placer poder escucharnos sin nada que enturbie nuestro diálogo interior.

La verdad es que intentarlo no solo merece la pena, merece la alegría.



viernes, 20 de enero de 2017

DESCUBRE QUE TIPO DE AMOR TIENES SEGÚN LOS GRIEGOS


La alegría y los cantos de Hathor, diosa egipcia del amor, conquistaron de manera inmediata y casi como un obsesión a Ra, dios del sol. Él ordenó a sus mensajeros viajar hasta las tierras de Nubia para pedirle a la escultural diosa que lo visitara, pues le era imposible controlar su deseo de poseerla. La patrona de la música, embriaguez, fertilidad y el placer también había sido una bestia sanguinaria que conquistaba a quien tuviera a su paso. No obstante, por alguna razón Ra logró convencerla de ser sólo suya. Cuando ambos se unieron Hathor perdió su libertad y salvajez, y aunque se convirtió en puro júbilo inocente, jamás volvió a ser la diosa mítica de la que todos se habían enamorado. 

Este mito egipcio es uno de tantos relatos antiguos a través del que podemos aproximarnos a la concepción que algunas civilizaciones antiguas tenían sobre el amor. Según la mitología y para algunas culturas, el amor no era más que el impulso que surgía de un deseo carnal, para otras se trataba de la manifestación más sincera, desinteresada y por lo tanto inalcanzable, del ser humano. Mientras algunos textos arcaicos demuestran que los amantes son el resultado de una obsesión, los griegos se encargaron de clasificar al amor en cuatro tipos.

Esta clasificación es tan brillante como para explicarte el por qué de muchas situaciones por las que atraviesas durante una relación. Comprender qué es lo que te une a alguien es fundamental para descubrir lo que realmente alimenta el amor que sientes por él o ella. El deseo, la atracción, comprensión, lealtad y muchas otras emociones definen la naturaleza del vínculo que has creado con alguien más. Es decir, de acuerdo con el tipo de amor que te une a una pareja tu relación se basa en una emoción o un impulso específico que debes procurar. 

Los cuatro tipos de amor:

1. Storgé

También conocido como el amor fraternal, el cual se alimenta de la lealtad y el compromiso. Para los griegos el amor Storgé es el que se da a partir de la paciencia y la tolerancia mutua. Muchos consideran que se trata del vínculo más real y natural entre dos seres que buscan un acuerdo basado en el cariño, el interés común y la amistad. No obstante, las relaciones regidas por Storgé no se olvidan de la parte carnal, así que podría decirse que se trata del amor más equilibrado que une a una pareja. 

El tipo de amor que te une a una pareja dependerá de tu personalidad y la de él o ella, pero también de las intenciones que tengas al compartir una parte de tu vida con alguien. Sería ideal que una relación estuviera basada en estas 4 clases de amor de manera equitativa, mas una de ellas predominará entre tu pareja y tú de forma irremediable. Identificar  cuál de estos tipos de amor vives con tu pareja es útil para cambiar algo que no te guste o bien, para saber de qué forma puedes reforzar los lazos que al principio los unieron con tanta fuerza. 


2. Ágape

Según su definición Ágape es el amor incondicional y reflexivo, éste gira entorno al esfuerzo que una de la partes hace para encontrar el bienestar del otro. La devoción es imprescindible cuando se trata de este tipo de amor, pues los nexos que mueve Agape se forjan a partir una entrega total y abnegada. Las parejas que se absorben a sí mismas y se exigen más están unidas por un tipo de amor devorante, intenso y en la mayoría de los casos desequilibrado. Por lo que la unión de una pareja se basa en el autosacrificio.

3. Philia

En otras palabras, philia se refiere a un lazo de hermandad que promueve el bien común a partir de la cooperación entre pareja. La convivencia es una de las partes más importantes para los que se rigen por Philia y la solidaridad los vincula. Aristóteles comparaba este tipo de amor con la amistad, de hecho, está comprobado que entre una pareja el trabajo en equipo y la búsqueda del equilibrio es fundamental. Por lo que si tu pareja y tú siempre buscan el bienestar de los dos y están acostumbrados a dar y recibir de manera igualitaria, Philia es el tipo de amor que los une y el que deben procurar.

4. Eros

Para la mitología griega Eros era el Dios del amor, pero también el representante del lado más carnal en una relación amorosa. Este tipo de amor se basa en el erotismo del deseo y la atracción sexual, misma en la que impera la pasión y la curiosidad. A menudo Eros se presenta al principio de una relación, cuando el impulso carnal se consolida con mayor fuerza. Por otro lado, muchas relaciones forman sus lazos a través del amor limitado, condicionado al físico e idealizado a través de la pasión. Cuando eso sucede significa que el amor fugaz de Eros los une como pareja, por lo tanto la parte más importante de su relación es el afecto que ambos sienten a partir del contacto físico y sus encuentros sexuales, principalmente.


jueves, 19 de enero de 2017

VOLVEMOS PARA ENCONTRARNOS UNA Y OTRA VEZ



Volvemos para encontrarnos una y otra vez, otra vez, las veces que sea necesario, cómo sea necesario…
El amor rige el Universo, es de hecho su fuerza más poderosa, como lo es en la Tierra, cómo es arriba es abajo…

Ni el tiempo, ni el nacimiento, ni lo que llamamos muerte pueden destruir los lazos del amor.La separación física de los seres queridos es transitoria, la comunicación siempre continúa en otros niveles.

Aquellas personas que se conocieron y amaron en el pasado reencarnan en el futuro. Aunque no recuerden sucesos de sus vidas pasadas se sentirán fuertemente atraídos el uno al otro.

Todas las personas con las cuales uno se relaciona en esta vida de forma significativa, aunque sea por un breve espacio de tiempo, han estado muy cerca de nosotros en vidas anteriores.

LA REENCARNACIÓN, UNA NUEVA OPORTUNIDAD…

Reencarnarse, volver a ocupar un cuerpo físico es siempre un acto de Amor, de Amor por alguien que baja a cumplir una misión y queremos acompañarle, de Amor hacia nuestra propia Alma que en algún punto del camino se perdió y queremos darle otra oportunidad, de Amor hacia este maravilloso planeta que nos permite experimentar la fisicalidad, de Amor hacia el Plan Divino…

EL KARMA

La historia de cada cual es su Karma. La historia kármica nos ayuda a entender por qué nos sentimos atraídos hacia ciertas personas en este nivel y por qué rechazamos a otras.
Si tenemos una relación sin problema alguno… ¿qué vamos a aprender? Por eso muchas veces las parejas tienen que enfrentar juntos muchas situaciones… para aprender, para conocer, para salir adelante en la evolución.
Una vez que se ha entendido y aprendido la lección queda superado ese Karma y no hay que volver a reencarnar para equilibrar ese Karma aunque lo más posible es que haya que reencarnar para aprender otras lecciones que aún no hayan sido superadas.
Estamos aquí para aprender y para ayudar a otros a que aprendan… cada cual en su escalón evolutivo, cada cual en su momento de su Karma.

LOS PACTOS

¿Cómo solucionaremos nuestros Karmas con quienes nos rodean si no recordamos nuestras vidas pasadas? Para empezar porque no es del todo cierto que no los recordemos, es sólo una pequeña parte de nosotros quien no los recuerda, pero nuestra Alma, que es quien en esencia somos, si lo recuerda.

Y nos da pistas… por eso somos capaces de reconocer a esas personas, por eso difícilmente pasan de largo por nuestras vidas… por eso nos impactan, para bien o para mal según sea el aprendizaje que tenemos con ellos.

Y es que nuestros encuentros ya estaban pactados, los pactamos juntos, desde el Amor, para aprender, para sanar para equilibrar…
Una de las historias reales que más me impresionó fue la de una mujer que tuvo una relación muy difícil con su madre durante toda la vida, de niña le fue negado el amor. Así, en el lecho de muerte de la madre, la hija no pudo evitar decirle que no había sido una buena madre para ella a lo que esta, con profundo amor, le respondió:
-Hija, solo hice lo que tú me pediste que hiciera.

Es necesario amar mucho a otro Alma para adquirir el compromiso de reencarnar con ella para hacerle aprender lecciones duras, pero necesarias par su evolución…

Recordar esto nos puede ayudar mucho para evitar el juicio hacia personas con las que no tenemos una buena relación, porque, quizá, en el aprendizaje que nos otorgan se esconde un pacto de Amor que nuestras almas acordaron.

EL GRAN REENCUENTRO, NUESTRO COMPLEMENTO DIVINO

La joya de la corona, el premio a muchas vidas de evolución, el regreso al hogar en la Tierra…
Es el reencuentro con nuestro complemento divino, con nuestra llama gemela, el más poderoso, el más sanador…

El más paradójico porque nunca existió la separación aunque pasaran muchísimas vidas sin coincidir, el más paradójico porque cuando coinciden, porque cuando por fin ambos alcanzaron el nivel vibratorio adecuado para fundirse, es cuando más poderoso se hace el sentimiento de separación…

Porque no hay mayor maestro que nuestro complemento, porque nos muestra un amoroso espejo en el que se localizan las cosas que nos quedan por sanar, porque nos enseña a amarnos como nadie más puede hacerlo, porque en el sinsentido de las idas y venidas le da sentido a todo.

Si es el momento de reencontrarse, se reencontrarán, se reconocerán, se impactarán de una forma única y se soltarán para sanar…

El hecho de haber reconocido el hogar en el otro y las propias heridas en si mismos les llevará a donde su libre albedrío decida… pero les moverá, de eso no hay duda…

Si logran vencer los obstáculos, terminar sus aprendizajes se fundirán en el más puro de los amores, vibrando alto, elevando con su vibración todo lo que les rodea.

Siendo Amor, creando Amor…

Si no lo consiguen… seguirán unidos a otro nivel, porque nunca han dejado de estar juntos.

Y cuando vuelvan a estar listos volverán para encontrarse una y otra vez…


Olga Bernal

jueves, 12 de enero de 2017

REFLEXIÓN: CUANDO LLORAS A TUS MUERTOS, LLORAS POR TI Y NO POR ELLOS




Hace tiempo cuando falleció mi padre el mundo se me vino encima, y es que es realmente insoportable saber que no hay vuelta a tras, que jamás volverás a recibir uno de sus abrazos, ni hablar de sus consejos o de escuchar su voz, se fue. Mi vida se tornó gris.

Desde que nos dieron la terrible noticia el llanto no se hizo esperar, jamás había experimentado un dolor tan grande en el pecho como aquella vez, inclusive después de darle el último adiós, me encerré en mi habitación y pedía una y otra vez con lágrimas en los ojos volverlo a ver.

Mi madre, quien siempre ha sido una mujer fuerte me preguntó algo que desde entonces no olvido:
"¿Sabes que en realidad estás llorando por ti y no por él?".
Al escucharla me quedé perpleja, sus palabras tenían una gran carga de razón, de coherencia. A pesar de eso por mi cabeza retumbaban un montón de pensamientos.Claro que lloraba por mi padre, pero él ya estaba descansando en paz, me dije.

Fue en ese preciso momento que mi madre siguió con su charla: 

"Entiendo que duele perder a alguien, a mí también me ha dolido su partida, pero con el tiempo he logrado entender que uno llora por sí mismo y no por los que han partido, es decir, lloramos porque los hemos perdido, porque sabemos que nunca más estarán a nuestro lado, al menos no físicamente, porque si supuestamente todo concluye con la muerte, ellos ya no están más, ni siquiera para lamentarse por haber fallecido y mi pregunta es: si la vida continúa más allá de la muerte ¿por qué llorarles y sufrirles?".

Fue ahí en donde caí en cuenta, uno tiene que aceptar la muerte y dejarlos ir, llorarles un momento, pero no atarlos para siempre a nosotros con nuestras lágrimas. Entender que aunque no estén más físicamente, su recuerdo seguirá presente en nosotros y nos acompañarán de por vida de manera espiritual. Recordarlos como ellos eran en vida y no permitir que su recuerdo se marche.

Uno no debe morirse con sus muertos, debemos más bien recordar que donde ardió el fuego del amor y la vida, debajo de las cenizas muertas, quedan las brasas esperando el soplo para hacerse las llamas.

Muchos afirman que sin sus muertos no han de poder seguir viviendo, pero no deben decir que es porque los amaban, sino por cuanto los necesitan y es ahí cuando tienen que reflexionar que amar no es igual a necesitar.

Aceptar que se han ido te ayudará en tu crecimiento personal, pues descubrirás que la vida debes vivirla sin depender de nadie más. Además, no debes de contener lágrimas pero tampoco forzarlas a que salgan, no importa si alguien lo reprueba ni dejes que alguien te obligue, sólo sé tú mismo, saca tu dolor pero no te ates a él.

Una vez más te lo digo ¡no mueras con tus muertos! Déjalos partir como cada estación del año, como las golondrinas en otoño para anidar en otros climas y volver más números y crecidas en otra primavera.

La realidad es que el cementerio es como un surco donde se arrojan las semillas, ningún sembrador vuelve a remover la tierra para buscarlas y cuando regresa al campo a la hora de cosechar descubre espigas.


Vamos a disfrutar a quien amamos, solo así el día que se marche para siempre estaremos tranquilos de haberles dado hasta nuestro último aliento por ellos. No, no les llores a tus muertos, abraza a tus vivos, aquí y ahora. 

Rene J. Trossero

martes, 10 de enero de 2017

COMO EL DESEO SEXUAL PUEDE SER UN VEHICULO PARA EL DESARROLLO ESPIRITUAL


La energía sexual es esencialmente una expresión de la creación y durante siglos el hombre ha intentado de canalizar su energía primaria para transformarla en un flujo creativo más elevado. Desgraciadamente la visión de nuestra cultura sobre la sexualidad y el cuerpo no tiene nada que ver con esta idea y  nos condiciona en todos los niveles de nuestra existencia. Las ideas preconcebidas de cómo debemos experimentar el sexo y la sensualidad nos ha llevado a todo tipo de distorsiones, bloqueos y sufrimiento. 

Muchos de los conflictos sobre la sexualidad y la experiencia del cuerpo en general es que lo percibimos con un obstáculo para el desarrollo espiritual, no como un vehículo para la iluminación. Pero ¿qué tal si lo fuera?  Pensamos en la sexualidad y la espiritualidad como opuestas, pero en realidad son expresiones del flujo de una misma energía. Han sido muchos los sabios y místicos involucrados en dilucidar cómo lograr que la energía primordial que rige nuestros deseos sexuales se sublime en un éxtasis con la divinidad en lugar de ser expresada físicamente.

Esta transformación (tantra) o alquimia sexual no se trata de negar el sexo, ni de reprimirlo o abusarlo, sino de aceptar la sexualidad como parte de nuestra naturaleza. Sin reducirnos simplemente a eso, ya que somos seres de múltiples aristas, aspectos y dimensiones. En palabras de Osho: 

 “El Tantra dice: Acepta lo que eres. Eres un gran misterio y muchas energías multidimensionales. Acéptalo y con cada energía muévete con profunda sensibilidad, con conciencia, con amor, con comprensión. ¡Muévete con ello! Entonces cada deseo se convierte en un vehículo para ir más allá. Entonces cada energía es una ayuda. Entonces este mundo es divino, este cuerpo se convierte en un templo, un templo sagrado, un lugar sagrado”. 

La cuestión es que el acto sensual despierta un instinto primordial de alerta. Un estado que es el primer estadío para una unión sexual trascendente. Sin embargo, casi todos permanecemos en esa dimensión sin ascender a los siguientes dos niveles: la unión consciente y la unión espiritual. Por lo tanto, el primer paso para avanzar en este sentido, sería profundizar en cómo las prácticas sexuales y la sensualidad de los sentidos pueden permitir la evolución de nuestra consciencia. Ya que son una forma de abrazar la vida libre de las restricciones y limitaciones del ego. En este sentido la espiritualidad erótica implica entender el deseo sexual no como una meta en si mismo sino un vehículo para el desarrollo del ser. 

Después de todo recuperar la inocencia y el gozo de nuestra sexualidad nos aleja de patrones guiados por la adicción o una desesperada búsqueda de placer. Los cuales, a su vez están relacionados con el apego que surge de una identificación excesiva con el cuerpo. Las adicciones suelen surgir cuando hay una combinación de condiciones que incluyen deseos reprimidos, necesidades insatisfechas y desconexión de la divinidad. Enraizar la sexualidad en una práctica espiritual sincera que estimule la consciencia de nuestra verdadera esencia y cultive la receptividad en nuestro corazón puede remediar las conductas adictivas y distorsionadas con respecto al sexo.

Si cuando escuchas frases como "A todos nos encanta el sexo" o el "El sexo es lo más divertido que puedes hacer sin reírte" te quedas callado o te sientes incómodo porque para ti las relaciones sexuales son estresantes de principio a fin, este sin duda es un artículo para ti. 

Hay muchos motivos por los que el sexo puede resultarnos angustiante. Desde el temor a no cumplir con las expectativas de la pareja, hasta los complejos físicos y los problemas de salud. Sin embargo, todos podemos y merecemos disfrutar de una vida sexual plena, aquí te dejamos algunos consejos que te ayudarán a lograrlo:

1. Antes que nada, debes reconocer el motivo de tu ansiedad. ¿Qué es lo que te preocupa cuando te enfrentas a la posibilidad de un encuentro sexual? ¿Tu cuerpo? ¿Tu desempeño? ¿Tu salud? El estrés es sólamente un síntoma de una preocupación concreta. Identifícala.

2. Reconcíliate con tu cuerpo. Deja de compararte con otras personas o con estándares de belleza que a tu pareja seguramente le tienen sin cuidado. El sexo no se trata de verse bien ni de posar y sólo hasta que aprendas eso empezarás a disfrutarlo de verdad.

3. Si lo que te preocupa es no satisfacer a tu pareja la comunicación es la única solución, habla con ella y muéstrate abierto, que sepa que puede confiar en ti. Pregúntale qué cosas le gustan o le gustaría que hicieras. Recuerda que una parte muy importante de la conexión sexual es el trabajo en equipo.

5. Reconoce tu deseo, muchas personas no disfrutan del sexo porque se avergüenzan de las cosas que desean o de las prácticas que disfrutan. Mientras exista consenso y edad legal, no existen prácticas sexuales "malas" o "sucias". No tienes nada de qué apenarte.

6. Por último, si tu ansiedad es debido a tu estado de salud, por ejemplo, la mayoría de las personas que padecen malestares digestivos sienten incómodas durante el sexo, también hay mucho que puedes hacer para aliviar tus padecimientos. Sólo es cuestión de que lo decidas.

No olvides que las claves para una vida sexual plena son la comunicación, la confianza y los buenos hábitos. 

Decía Woody Allen que el sexo es lo más divertido que se puede hacer sin reírse y tenía razón (aunque a veces también nos reímos durante el sexo y es increíble), pero sus beneficios van mucho más allá de pasar un buen rato, el sexo también puede resultar toda una sesión de terapia para tu salud física y emocional. Te decimos siete beneficios inesperados de tener sexo todos los días:

1. Mantenerte en forma. El sexo te ayuda a quemar calorías y a ejercitarte. Por eso no escatimes en energía a la hora de practicarlo. Intenta probar nuevas posiciones que te exijan resistencia física y en poco tiempo verás como mejora tu rendimiento.

2. Calma la ansiedad. Durante el sexo tu cerebro libera dopamina, la hormona que inhibe el cortisol, causante del estrés y la ansiedad. No sólo eso, también se producen endorfinas y oxitocina, responsables de la sensación de plenitud y bienestar.

3. Ayuda a controlar la presión. Un estudio de la Universidad de Paisley demostró que el sexo ayuda a regular la presión sanguínea alta por lo que pude ser un gran auxiliar en el tratamiento de la hipertensión.

4. Refuerza el sistema inmunológico. Durante el sexo también se produce inmunoglobina, un antígeno que puede ayudarte a combatir enfermedades como la gripe. Pruébalo la próxima vez antes de recurrir a los antigripales.

5. Previene el envejecimiento prematuro. Tener sexo por lo menos tres veces por semana tonifica la piel y puede incluso cambiar la expresión del rostro haciéndote lucir más jovial y hasta diez años más joven.

6. Es un gran analgésico. La dopamina liberada durante el orgasmo también ayuda a aliviar el dolor físico. El sexo ha resultado efectivo para combatir desde dolores musculares hasta migrañas.

7. Mejora tu relación de pareja. El sexo también es una forma de comunicación, si sientes que tú y tu pareja no se están entendiendo tan bien últimamente prueben hablar justo después de tener sexo. Verán como se encuentran más receptivos.

No olvides que tu salud sexual y reproductiva está en tus manos, protégete en todo momento y no dejes de disfrutar de las bondades del sexo.


Olga Bernal

sábado, 7 de enero de 2017

DONDE NO PUEDAS AMAR NO TE DEMORES


Terminar con una relación no tiene que entenderse como un fracaso. El “fracaso” de nuestra autonomía emocional vendría dado si nos empeñamos en continuar con una relación insana, improductiva y carente de evolución. O sea, una relación en la que nos es imposible amar con pureza e intensidad.

Porque, como en su día afirmó la fantástica Frida Kahlo, es mejor no demorarse donde uno no puede amar. Y es que lo que no dejamos ir, lo cargamos. Lo que cargamos, nos pesa. Y lo que nos pesa, nos hunde.

Partiendo de esta base es esencial que entendamos que el miedo y la duda son normales y que muchas veces nos acompañan a lo largo de nuestra vida. Pero, sobre todo debe quedarnos claro que el amor a cualquier precio es una manera de suicidarnos emocionalmente.

Es difícil concretar cuándo debemos cerrar etapas. Lo cierto es que muchas veces las relaciones caen víctimas del propio peso que genera el malestar y esa sensación de estar atrapado. Uno de los primeros síntomas es la claustrofobia emocional: ahogarse en la relación y sentir que se necesita volar, que se ha perdido la autonomía y que no tiene sentido seguir así.

Según cómo nos planteemos solventar esta situación (o sea, si tenemos motivación para ello), el conflicto emocional podría resolverse de una u otra forma. Es muy fácil vernos atrapados en este sinsentido y dar vueltas y vueltas sin hallar una salida.

Para aliviar esta angustia no hay recetas mágicas, pues depende de la confluencia de actitudes, vivencias, sentimientos y expectativas que nos dirijamos a dar un paso u otro. Cada cual tiene que examinarse y determinar verdaderamente lo que hace y no hace por cambiar la situación, así como contemplar lo que le gustaría hacer.

En estos momentos tan decisivos suele amenazarnos en forma de profundo dolor el miedo al vacío. Este temor a irse es normal, por eso es indispensable indagar en lo que deseamos y estamos dispuestos a hacer, así como en las motivaciones del otro miembro de la historia.

Si decidimos volar tenemos que tener en cuenta que probablemente no sea lo que en un principio nos mantiene en la calma. De hecho decir adiós requiere gran valentía por la incertidumbre y el dolor que genera salir del castillo que habíamos formado con la intención de derruirlo.

Se trata de ponerle freno a un dolor que puede ser evitable. Hablemos de una pareja, de una amistad o de cualquier otro tipo de relación, a veces es necesario ponerle fin a la desilusión y al desencanto porque no tienen solución.

Cuando somos valientes para decir un ADIÓS de esos con mayúsculas que cierran puertas y ventanas, otras nuevas se crean para pronunciar un HOLA contundente a lo nuevo.

Cada cierto tiempo las serpientes mudan de piel. Para deshacerse de su piel vieja, una serpiente escoge transitar por dos piedras próximas que aprieten su cuerpo, le raspen y le ayuden a eliminar esa capa que ya no quiere. Como es natural, este tránsito no es agradable; de hecho, les provoca dolor, pero esta acción le ayuda a desprenderse de lo que ya está desgastado para dar lugar a lo nuevo.

Cuando nos toca mudar de piel y decir adiós, el nuevo comienzo puede sumirnos en una gran angustia. No olvidemos que estamos ensanchando espacios para ofrecernos renacer. Es inevitable el sufrimiento cuando toca cerrar algunas puertas, pero hacerlo es sinónimo de quererse.

Se trata de visualizar nuestra vida de manera diferente, de ser valientes y de cambiar las cerraduras. Porque al fin y al cabo lo que cuenta es eso, saber evolucionar, permitirnos la estabilidad y adecuar la temperatura de nuestra vida a nuestras necesidades.

Conviene hacer reformas de vez en cuando, sacar de nuestra mochila las piedras más pesadas e intentar aliviar el dolor de espalda al que nos somete la inercia de seguir con lo que creemos adecuado.

Una vez que lo hayas hecho no te fijes en lo que has perdido sino en lo que queda por ganar. Recuerda: no te conformes con ser “casi feliz”. No termines libros malos. Vete de la sala de cine si la película no es buena. Sal del restaurante si no te gusta la carta o los precios. Levanta la vista y contempla otros caminos si ese no es el correcto. El tiempo no vuelve, no le pongas precio a tu bienestar.


Olga Bernal


jueves, 5 de enero de 2017

¿ SE PUEDE AMAR PARA SIEMPRE?



Amar es tocar el infinito y, al mismo tiempo, descubrir que los brazos jamás lo alcanzan, por más que se extiendan. Esa es la gran paradoja del amor: se experimenta como eterno, pero termina. Termina, pero jamás muere. Al amar descubrimos una nueva lógica, en la que el todo y la nada coquetean constantemente entre sí.

El verbo “durar” puede resultar impreciso para hablar sobre el amor. Es una palabra que se ajusta mejor a los objetos antes que a los sentimientos. Esto, porque el amar es una realidad dinámica, que cambia, se modifica, muta y hace metamorfosis con el tiempo. Pero si vive todos esos procesos es precisamente porque persiste, porque no se muere, sino que cambia.

“En un beso, sabrás todo lo que he callado”

–Pablo Neruda–

Si hablamos de amar a los hijos, los padres, los hermanos, los amigos o los sueños, el grado de estabilidad suele ser mayor. Otra cosa es cuando se habla de amar a una pareja. En particular, si se hace desde la perspectiva del ideal de amor romántico, que es estático e inmutable por siempre. Ese sí en verdad que suele acabar relativamente rápido. Es del que se dice: “el amor eterno dura tres meses”. Es la fase más intensa, pero también la más pasajera del amoAmar es un instante infinito

Hablemos primero de amar a la pareja porque suele ser uno de los afectos más problemáticos para casi todo el mundo. Somos herederos de una idea romántica del amor, que se construyó entre los siglos XVIII y XIX y que sigue gravitando dentro de la cultura. Esa perspectiva, a su vez, es hija del idealismo que tanto ha influido en Occidente. Es la que nos habla de “medias naranjas” y de amores que viven felices para siempre.

Y es que en verdad hay un momento del enamoramiento en el que cualquiera de nosotros podría jurar que será un sentimiento eterno. No logramos imaginarnos cómo podría cambiar esa forma de amar a nuestra pareja. En ese estado de casi locura, perdemos, sin proponérnoslo, el sentido de las proporciones. Por eso lo prometemos y lo juramos: será para siempre.

Esta clase de amor genera expectativas bastante elevadas. Aunque las promesas y los juramentos no lo dicen específicamente, pareciera como si lo que se ofreciera y lo que se esperara fuera mantener un estado de plenitud y de fuerte presencia del amor romántico entre los dos. De esas expectativas sobredimensionadas es de donde provienen las primeras desilusiones, porque amar es un sentimiento que no anula nuestras miserias, mezquindades y limitaciones.

Más temprano que tarde afloran todas esas realidades que destruyen el ideal romántico que antes nos habíamos forjado. En últimas, el enamoramiento llega a ser un obstáculo para amar. Es cierto que se siente delicioso, pero también puede elevar tanto el tono de nuestras emociones, que nos impida ver con claridad las grandezas y las restricciones de lo que sentimos. Si se supera ese escollo sin traumatismos, comienza el verdadero camino para amar.


El amor es como un árbol eterno

La metáfora del árbol es muy afortunada. Es suficiente con ver la forma en la que nace y crece a partir de una pequeña semilla para darnos cuenta de que el destino de todo aquello que tiene vida es el de expandirse y alcanzar el cielo. El árbol maduro tiene sus flores, tiene sus frutos y da nuevas semillas para que todo lo que es pueda sembrarse en otra parte y comenzar un nuevo crecimiento, una nueva historia.

Así también es el amor. Una vez que germina, ya nada lo acaba. Seguirá creciendo y dando frutos, para volver a iniciar el ciclo por siempre. A medida que se va expandiendo logras saber si ese amor es como un roble, un cerezo o alguna especie diferente. No esperes a que se mantenga inmutable: todo lo contrario. Cada día va a cambiar en algo. Pero aunque muriera, ya no muere: será el germen de algo nuevo.

Al amar verdaderamente, lo hacemos para siempre. Aman los padres a sus hijos y los hijos a los padres, aunque no estén juntos, aunque hayan muerto. Se ama a los amigos en sus tiempos luminosos y en los ratos oscuros. Se ama a los hermanos y a la familia, pese a cualquier vicisitud que se presente. Se ama, incluso cuando se odia. Lo contrario del amor no es el odio, sino la indiferencia.

Al amar a la pareja también se escribe una historia sin final. Con todo y las rupturas, los divorcios o los abandonos, quien ha estado en nuestro corazón genuinamente, tendrá un lugar allí siempre. Cada uno de esos amores escribe al menos una línea en una historia que es irreversible: la historia que lleva hacia los caminos más profundos de lo que somos y lo que hemos dejado de ser.

Donde no puedas amar, no te demores.


martes, 3 de enero de 2017

LA CAÍDA DE LOS ARCONTES: EL FINAL DE LA MATRIX



Las fuerzas oscuras crearon una cuarentena en la Tierra y tomaron de rehén a la humanidad. Ellos crearon un sistema de control de realidad virtual, así nadie podía escapar. Ellos han atrapado seres de Luz quienes tienen una conexión con la Fuente, para alimentar esta creación virtual.

Este sistema de control de realidad virtual está aún activo hasta un cierto punto y usualmente es referido como la Matrix. En el plano físico, el control es mantenido mediante la esclavitud del sistema financiero tipo Orion-Babilonio basado en deuda y mediante programación mental de los medios de masas. En el plano etérico, astral y mental, el control es mantenido con cámaras de distorsión electromagnética del espacio tiempo similares a aquellas usadas en el experimento Philadelphia. Estas cámaras crean una ilusión de un sistema de bucle cerrado que parece ser eterno, esta es la razón porque tan pocos seres han sido capaces de ser libres / liberados / iluminados.

La Matrix es operada por seres, llamados Arcontes (palabra Griega para gobernantes). Ellos son seres que vinieron de la Galaxia de Andrómeda y escogieron experimentar oscuridad. Ellos rehusaron re-conectar con la Fuente. A lo largo de milenios, ellos crearon las razas Draconianas y Reptilianas mediante ingeniería genética para usarlos como guerreros esclavos para expandir su oscuro imperio.

El planeta Tierra es el último planeta de este oscuro imperio a ser liberado. Hay muy pocos Arcontes en el planeta Tierra que han quedado.

Debido a la sorprendente Verdad respecto a la historia de la Tierra, sobre lo que están recibiendo información en este tiempo, los Reinos de los Cielos, han diseñado un Proyecto Estelar, para gestar un cambio positivo en todos los Seres de Gaia, a fin de ayudarlos a salir de la separación.

Es dentro del miedo y la limitación, parecería qué fuimos creados para temer y no para amar, religiones, caminos espirituales nos han dado soluciones para poder existir en un mundo que no es real y que tampoco representa la verdad, lamentablemente este control al que estamos atados posee una fuerza PODEROSA y desconocida para muchos que aun no saben explicar muy bien sus miedos , es como estar atados a una red de pensamientos IMPLANTADOS a propósito, que parece que nunca dejaran de molestarnos y que siempre nos persiguen adonde quiera que vayamos o nos encontremos, el humano ya se ha acostumbrado a vivir así.

Pero por qué está sucediendo todo esto? En los planos etérico y astral inferior, sus administradores Draconianos mantienen la tecnología de inteligencia artificial que mantiene la Matrix en su lugar. Tiene un sistema de alerta que si un ser despierto crea un agujero en esta Matrix con su Luz, los Draconianos envían un guerrero esclavo Reptiliano para ejercer presión en los puntos débiles psicológicos de ese ser despierto para bajar su vibración y así cerrar ese agujero. También, esos guerreros esclavos Reptilianos constantemente ejercen presión sobre la mente y emociones de seres humanos encarnados; la Tierra para prevenir su crecimiento espiritual y para suprimir su lucha por libertad. Si eso no es suficiente, ellos también envían seres elementales tipo-amebas que ejercen presión adicional. Todos esos seres negativos usualmente se ocultan en pliegues de estructura espacio tiempo distorsionada en los planos astral y etérico.

Esto sin lugar a dudas da motivos inconscientes para que todo aspirante a vivir en la luz DESISTA DE HACER SUS MEJORES ESFUERZOS!

ELLOS TAMBIÉN UTILIZAN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN CONTROLADOS POR ELLOS para captar tu atención y mantenerla encerrada en una burbuja de miedo de la cual nunca te puedas liberar.

La hora de despertar ya está y todos los días vemos los efectos de una lucha de control por el poder que se libra entre seres de luz y seres de la oscuridad , la hora de dar nuestro mejor esfuerzo para liberarnos esta ya al alcance de nuestras manos, es por eso que sugerimos TRABAJAR CON EL CONTROL DE NUESTRA ATENCIÓN y retirarla de todo lo que produzca miedo, esto sin importar que clase de problemas estemos enfrentando, basta recordar que todo problema o conflicto solo son eventos humanos que están apoyados por LA MATRIX para que siempre estemos acostumbrados a vivir en conflicto miedos y limitaciones.

Tenemos que empezar a RE-PROGRAMAR NUESTRA MENTE y limpiarla de todos los conceptos erróneos de la cual está infectada y que no nos permite evolucionar y movernos con el universo tal y como debería de ser.

La Red Debe Venirse Abajo (todos unidos trabajamos para estar actuando desde la misma conciencia de amor universal
El paso final es simplemente derribar la red. Esto tiene que ser hecho y luego los eventos sucederán rápidamente.
El Uno enviará toda esa energía para destruir la red misma y los eventos reaccionarán casi inmediatamente.
Los programas no tendrán lugar para ocultarse, no habrá portales, no habrá equipamiento, nada. Ellos serán conducidos afuera y el patrón climático de luminosidad comenzará.

ESTEMOS ATENTOS Y PREPARADOS PARA ESTE NUEVO AÑO 2017 ...sin temor y sin miedos ya que este evento programado que está diseñado para dar fin con la matrix ARCONTE ha sido desviado y distorsionado POR AGENTES DE LA OSCURIDAD para hacerte creer que será un evento de destrucción del planeta que ocasionara desastres y terremotos en el planeta,cuando en realidad será:

EL FINAL DEL CONTROL MENTAL DE LOS ARCONTES Y SU MATRIZ DE ESCLAVITUD PERPETUA SOBRE LAS MENTES DE LA RAZA HUMANA.


Olga Bernal