lunes, 25 de marzo de 2019

LA UNIÓN DE LAS LLAMAS GEMELAS: UNA PERSPECTIVA PERSONAL (7)



La Unión: lo más hablado y buscado en el mundo de las Llamas Gemelas. Forma parte del objetivo, del propósito y de la razón de este viaje. La boda alquímica entre la divinidad masculina y la divinidad femenina. La fusión de dos energías opuestas, pero a la vez complementarias. Se mantiene presente en nuestro día a día, como un anhelo constante que nos seduce a permanecer en el camino. Seguimos en este viaje porque sabemos que alcanzar la unión se convertirá en una experiencia paradisíaca. Nuestro propio nirvana.

No obstante, la unión no es ese evento que ocurre cuando tu Llama Gemela y tú volvéis a estar juntos. A eso se le podría definir como “reconciliación”, algo que sigue perteneciendo a la realidad exterior. La unión es interna: es aquello que se produce dentro de tu propio ser.

La unión de las energías masculinas y femeninas dentro del individuo es la base de toda creación – Shakti Gawain



La equivocación.

Cada día, el anhelo de esa unión externa va provocando en ti apetitosas imágenes de un futuro compartido. Sientes que la unión no se podrá producir mientras tu Llama Gemela no despierte. Mientras, juegas con esas visiones de una vida “perfecta”, como ocurre en las grandes pantallas o en los anuncios televisivos. Te auto-convences de que la unión te pertenece y será tuya. Tu Llama Gemela despertará en algún momento, y lo sabes. Recibes continuamente señales desde las otras esferas. Tu propia intuición y tu sabiduría te lo reafirman.

Durante mi propio viaje, he estado meses esperando el regreso de mi Llama Gemela. Largos meses fantaseando ese hogar que compartiríamos juntos. Interminables meses imaginando cómo sería la vida con nuestros hijos. No lo podía tener más claro: la unión iba a ocurrir. Sólo debía seguir trabajando, mientras esperaba su despertar espiritual, aquel que nos condujera a nuestra unión.

Fatídico error.

La revelación.

¿Y si te dijera que la unión la puedes experimentar hoy mismo? ¿Y si te dijera que la unión no es algo a alcanzar fuera, sino es algo que se encuentra únicamente dentro de ti y contigo mismo/a?

Probablemente, lo que transmita a partir de este momento te genere ciertas emociones de tristeza, decepción o incluso de enfado y de rabia. Bien. Esas emociones afloran porque en el fondo tenías expectativas, y las expectativas no son sino un veneno peligroso para este viaje.

El ego intentará convencerte de que una vida sin la presencia de tu Llama Gemela físicamente a tu lado es una vida sin sentido. “Después de todo lo que habéis experimentado juntos… Después de todo lo que has sufrido y trabajado…”. Por ello, se agarra con fuerzas a ese deseo, a esa idea de que la unión te será posible únicamente cuando tengas a tu Llama Gemela contigo, a tu lado.

De nuevo: error.

La cruda realidad.

La unión no será nunca un acontecimiento externo, sino se trata de un proceso de búsqueda de equilibrio interno que ocurre cuando limpias tus patrones incoherentes e inestables y armonizas las energías masculinas y femeninas dentro de ti. 
La unión eres tú, está dentro de ti y la alcanzas contigo. ¿Acaso no hemos venido a derrumbar las falsas creencias del ego? ¿Acaso nuestra misión no es la de derribar las leyes sociales, aquellas que también afirman que la felicidad sólo la encontrarás al lado del amor de tu vida? No, las Llamas Gemelas no nos definimos por las leyes sociales. Nuestras reglas son las que establece el Universo, nuestra fuente. Y el Universo defiende que la unión no es un lugar, sino un estado de consciencia que logras sin importar los acontecimientos externos – ni siquiera tu Llama Gemela.

Esta es la meta personal y espiritual que debe ser verdaderamente alcanzada en este viaje: comprender y aceptar la unión de las Llamas Gemelas como un lugar que ya existe dentro de ti. Tu Llama Gemela y tú ya estáis en unión.

Abraza la unión hoy mismo.

Entiendo que a estas alturas del viaje, ya habrás llegado a comprender que tu Llama Gemela y tú provenís de la misma fuente, y que por tanto sois exactamente la misma energía. En otras palabras: tu Llama Gemela eres tú, y tú eres tu Llama Gemela. No hay distinción, ni separación. No hay nada que unir, porque ya estáis unidos. Ambos encerráis en vuestro interior tanto las energías masculinas como las energías femeninas, y tú única tarea es la de encontrar el equilibrio entre ambas. Ésa es tu unión.

“¿Qué pasa con la masculinidad? ¿Sabes de cuánta feminidad carece el hombre para ser completo? ¿Sabes de cuánta masculinidad carece la mujer para ser completa? Tú buscas lo femenino en las mujeres y lo masculino en los hombres. Y en consecuencia, siempre hay únicamente hombres y mujeres. ¿Pero dónde están las personas? Tú, hombre, no deberías buscar lo femenino en las mujeres, sino buscarlo y reconocerlo dentro de ti mismo, ya que lo posees desde el principio. Te complace, no obstante, jugar a la masculinidad, porque recorre una ruta muy bien conocida. 

Tú, mujer, no deberías buscar lo masculino en los hombres, sino asumir lo masculino dentro de ti misma, ya que lo posees desde el principio. Pero te entretiene y es fácil jugar a la feminidad, y en consecuencia los hombres te desprecian porque desprecian su feminidad. 

Pero la humanidad es masculina y femenina, no es sólo hombres y mujeres. Difícilmente puedas decir qué sexo tiene tu esencia. Pero si prestas atención, te darás cuenta de que el hombre más masculino tiene un alma femenina, y la mujer más femenina tiene un alma masculina.

 Carl Jung, El Libro Rojo. 


La unión energética.

La energía femenina es la expresión del amor y a menudo las Llamas Gemelas que lideran el viaje la tengan sobre-desarrollada. La energía masculina es la expresión del poder y lo más habitual es que esté infra-desarrollada. Esto significa que existe una completa inhabilidad a la hora de tomar el control de la propia vida. El proceso de unión de la divinidad masculina y de la divinidad femenina trata precisamente de integrar y equilibrar estas dos energías en tu interior, aceptando la presencia de tu Llama Gemela dentro de ti.

La unión es un estado energético, no es un lugar físico que se debe alcanzar. La verdadera unión está en tus manos, no depende de nada más, ni de nadie más. Ni siquiera depende del proceso de tu Llama Gemela.

Si estoy en unión con mi propio ser y a nivel energético con mi Llama Gemela, ¿significa que ya no puedo abrirme a otras relaciones?

Antes de nada: el verdadero empoderamiento personal se manifestará en un sano desinterés a la hora de buscar una persona que te complemente o que te haga feliz. El poder personal es precisamente el absoluto conocimiento de que ya eres completo/a por ti mismo/a. En ese estado emocional, simplemente sabes que la persona adecuada para ti se presentará en el momento más adecuado para ti. No hay nadie que esperar, ni nadie que buscar.

Dicho esto, para muchos puede ocurrir que, en los pasos más avanzados de este viaje,  finalmente aparezca ESA persona. Puede que te sientas confundido/a porque “se suponía” que tu compromiso era con tu Llama Gemela y nadie más. Sin embargo, en el fondo sientes justo disfrutar de esa nueva persona que ha aparecido en tu vida.

Todo lo que te haga sentir bien, será siempre perfecto para ti y no hay motivos para rechazarlo. El poder personal tan característico de la energía masculina que reside dentro de ti también te ofrece la oportunidad de tomar tus propias decisiones y crear tu propia realidad.

Tienes el derecho de vivir y sentir como tú quieras, mientras amas la conexión con tu Llama Gemela y todo lo que te ha enseñado; mientras amas la plenitud que has conseguido gracias a esa persona; mientras amas incondicionalmente a quien fue, quien es y siempre será, olvidando los rótulos y las etiquetas.

Ya estáis en unión, porque si sois Llamas Gemelas no puede ser de otra manera. A partir de aquí, el mundo es tuyo. Vívelo.


– No me malinterpretes: la unión sentimental con tu Llama Gemela tal cual la habías imaginado, aún puede ocurrir, pero únicamente cuando aceptes primero la unión dentro de ti. Cuando elegiste este camino sabías que no iba a ser fácil, pero decidiste recorrerlo teniendo la certeza de que ibas a tener la sabiduría suficiente como para superarlo. Lo que pueda ser incomprensible ahora, lo comprenderás cuando llegue el momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario