jueves, 21 de marzo de 2019

SOLTAR A TU LLAMA GEMELA COMO CLAVE ESENCIAL: ¿PERO QUÉ DEBES SOLTAR REALMENTE?(4)



Sólo una única cosa sé con certeza de este camino: la llave maestra que lo desbloquea es la acción de soltar. Soltar a tu Llama Gemela es uno de los actos más valientes, así como dolorosos, que experimentarás en este viaje. Se trata de un acto totalmente necesario, por lo tanto, ¿conoces realmente el verdadero significado de soltar?


¿Significa acaso tirar la toalla? ¡Nunca! Salvo que estés intentando a toda costa que alguien sea tu Llama Gemela, cuando en realidad no lo es. Pero si realmente estás en este camino, entonces te resultará imposible deshacerte de esta indestructible conexión. En consecuencia, soltar no significa olvidar. Lo que se trata es de desprenderse de las expectativas, que no son sino el veneno de las Llamas Gemelas.


5 AMARRES QUE DEBES SOLTAR PARA AVANZAR EN EL VIAJE DE LAS LLAMAS GEMELAS:

#1: SOLTAR LA IDEA DE AMOR ROMÁNTICO:

El viaje de las Llamas Gemelas no se basa en un cuento de hadas en el que el príncipe salva a la princesa y finalmente, ‘vivieron felices y comieron perdices’. Sí, el objetivo último podrá ser indudablemente el final que tanto nos ha vendido Walt Disney, pero para ello, primero hay un intenso trabajo que llevar a cabo. Un trabajo que te fuerza a dejar de creer que únicamente el amor al estilo Disney es el amor verdadero. Todas y cada una de las experiencias por las que atravesarás en este viaje, tienen la finalidad de desmontar todo lo que habías creído acerca del amor. Un amor, por cierto, condicionado.


En este viaje, debes dejar de lado las gafas de color rosa y ponerte las de miles de colores. En este camino experimentarás infinitos matices. Este viaje trasciende todo lo que en un principio habías creído posible: se basa en un amor divino que va más allá incluso de lo imposible. Cambia de gafas para empezar a percibirlo.

#2: SOLTAR LA NECESIDAD DE CONTROL:

Existen infinitos factores que no está en tus manos controlar, como la reacción de tu Llama Gemela o sus decisiones de futuro. En lugar de forzar tu Llama Gemela a que se convierta en la persona que tú quieres que sea, céntrate en aquello que puedes hacer tú para tu propio crecimiento. Ama tu propio ser y suelta la necesidad de que ese amor provenga de tu Llama Gemela. De este modo, estás declarando que te encuentras precisamente en preparación para recibir su amor y el de otros seres.

#3: SOLTAR LA EXIGENCIA DE COMUNICACIÓN:

Si no hay comunicación con tu Llama Gemela, si sólo existe el silencio, acéptalo. Te prometo que comenzarás a sentir un profundo alivio justo en el momento en el que declares al Universo: “Acepto que mi Llama Gemela no quiera ponerse en contacto conmigo en este momento. Mi Llama tiene sus propias razones para ocultarse bajo la máscara del silencio, y no será nunca porque yo haya hecho algo inadecuado”. Sé consciente de que en algún momento romperá su silencio, pero recuerda no centrar tus preocupaciones en el cuándo, ya que estarías dejándote llevar de nuevo por las expectativas. Esas malditas expectativas que debes lograr derrumbar.


#4: SOLTAR LA NECESIDAD DE CONTESTAR A LOS CUÁNDO:

Si bien indudablemente puedes acelerar los tiempos en tu propio viaje manteniendo una actitud proactiva en tu proceso de sanación, debes confiar constantemente en el orden divino de los acontecimientos. Hasta ese momento, debes armarte de paciencia y confianza. Fácil de decir pero algo más complicado de alcanzar, lo sé. Especialmente cuando en el mundo 3D parece que nada está ocurriendo o que lo está haciendo en dirección contraria a lo deseado. Sin embargo, incluso lo que tú consideras peor, está totalmente planeado y decidido en beneficio de tu camino.

CLAVE MAESTRA – #5: SOLTAR LA CREENCIA DE QUE EL OBJETIVO ÚLTIMO ES LOGRAR UNA RELACIÓN ESTABLE:

Escucha atentamente. Existe una gran paradoja universal: sólo cuando sueltes la necesidad de estar con tu Llama Gemela, ella volverá para quedarse. Pero no me refiero a pensar en voz alta: “Vale, dejaré de pensar que la necesito para ser feliz”. Me refiero a creerlo de verdad, a sentirlo, a vivir con esa certeza dentro de tu corazón. No necesitas de su presencia para llegar a tu autorrealización. El sentido de tu vida, así como tu logro existencial, lo consigues únicamente viviendo con tu propio ser. En el momento en el que lo consigas, será entonces cuando tu Llama Gemela abra sus ojos.

¿Qué ocurre después?

¿Significa que después de haber logrado todo lo anterior, dejas de amar a tu Llama Gemela? Como comentado con anterioridad, si esa persona es realmente tu Llama Gemela, la conexión nunca se romperá. Por mucho que lo intentes, hay un amarre que no conseguirás cortar y es el propio amor incondicional hacia esa persona. No obstante, conforme sueltes las cuerdas limitantes, sentirás cada vez más libertad y plenitud, mientras los miedos y las expectativas desvanecen. En este proceso, a menudo, tienes la sensación de que dejas de ‘sentir’ a tu Llama Gemela, como si se transformara en un vago recuerdo que ya nada despierta en ti. Así llega el silencio, el de verdad. Y esta vez, lo notas como un silencio cálido y agradable – la paz.

¿Dejaste de amar a tu Llama Gemela? ¿Dejaste de ser incluso una Llama Gemela? Oh, por el Universo, ¡claro que no! Simplemente has llegado donde tenías que llegar: la unión con tu ser; el equilibrio de las energías dentro de ti; la conquista de tu propio poder personal, así como de todo el amor que existe dentro de ti. El agradable vacío que se instala cuando sueltas todos los amarres limitantes, se trata precisamente de tu merecida recompensa por todo el extraordinario trabajo que has hecho a lo largo de tu viaje.

Tu Llama sigue y seguirá siempre allí; gracias a esa persona te has convertido en la persona que eres ahora; y tu Llama Gemela está orgullosa de lo que has conseguido; tu Llama Gemela te sigue amando, tanto cuanto la sigues amando tú, a pesar de que en este momento lo estés experimentando todo de una forma muy distinta. Eso ocurre precisamente porque tu nivel de consciencia se ha expandido. Ahora eres un nuevo ser.



No hay comentarios:

Publicar un comentario