lunes, 16 de septiembre de 2019

DEJAR IR



Os comparto mi primer artículo 
espero y deseo que os guste y os sirva.
Una abrazo de Amor y Luz inmensa.


DEJAR IR

Dejar ir..
Dejar ir qué, dejar ir a quién. El Ego entra en pánico  profundo nada más oírlo, su caldo de cultivo, la carencia, la culpa y los apegos se ven amenazados con ello.

Qué fácil es culpar  al otro de todo lo que nos pasa. Y así va aconteciendo la vida y todo sigue igual, solo nosotros invitamos al estancamiento, cuando no nos responsabilizamos de nuestro sentir, de nuestras acciones, de nuestros programas, de todo lo que proyectamos  sobre el otro siendo nosotros el propio proyector.

Una vez alguien que quería mucho, me invitó a salir de su vida porque su alma necesitaba “paz“ y al parecer  yo era el problema. Yo entonces no supe que decirle porque el Ego tomó el control y me quedé bloqueada, pensando que había hecho mal.


Hoy ya libre de Ego sin duda le diría, envuelta en un profundo agradecimiento, que cuando entienda que todo fue “por amor", la paz aparecerá, esté yo o no presente en su vida. En este caso a mi parecer, el fin si justifica los medios.

Si no hubiera sido por esa experiencia y alguna otra más, de apariencia desagradable y negativa. No hubiera descubierto quien soy en realidad, cuan equivocada estaba del verdadero funcionar de esta vida.Que no existen ni víctimas ni verdugos. Solo personajes de una historia, donde  todo ha sido minuciosamente   planeado, pactos de almas, para comprender que todo en esta existencia es por puro Amor y para el Amor.

Tenemos tanto miedo a que nos dejen, nos abandonen, nos traicionen, nos rechacen, a quedarnos solos y expuestos a nuestra verdad.Como si no tuviéramos nada que ver en ello, como si estuviéramos expuestos al destino sin ninguna otra alternativa.

Cuantas mentiras nos hemos contado para eludir nuestro papel en esta historia que llamamos vida, cuantas excusas para huir del amor a nosotros mismos, creyendo que algo o alguien de fuera vendrá a rescatarnos y haciendo nuestro trabajo.

Cuanto más empatices con el miedo, la oscuridad, el cementerio, la noche oscura del alma, la crisis personal, los duelos y miles de etcéteras, que podríamos poner al maravilloso despertador de la conciencia, más liviano se te hará este viaje.

Caer al vacío de tus miedos y saber que al otro lado se encuentra tú mejor versión, tú los creaste a posta olvidándote de quien eras, para descubrirte después y saber, entender y comprender que todo en esta experiencia es por y para el Amor.

Dejar ir  qué...

Dejar ir la culpa, dejar ir las expectativas, dejar ir el control, dejar ir los apegos, soltar a quien ya no te ama para poder amarte mejor, dejar ir la idea de que el otro es el responsable de tu destino, cuando sueltes tu propia manipulación, la vida como una gran ola te irá llevando al siguiente nivel.

Dejar ir las excusas, las cosas o personas con la que ya aprendiste lo que tenías que aprender, dejar ir los zapatos de bailarina de cuando eras pequeña porque hoy ya no te sirven para bailar, dejar ir la preocupación por el futuro y la culpa de un pasado que sólo te ayudó a crecer.

Soltar y confiar que todo se organiza por un bien mayor, para que caminemos confiados hacia la mejor versión de nosotros mismos. Y cada personaje de nuestra historia es un eslabón que nos lleva a la siguiente etapa y sólo podemos amarlos y agradecer.

Todos somos espejos de todos nos guste o no ese papel, por lo tanto para que seguir alimentando la culpa, que solo nos deteriora la autoestima y nos aleja de nuestro verdadero poder.
Creyendo que el otro te hizo o no te hizo, lo único que consigues es bloquear tu propio  proceso, pues todo lo que das lo recibirás multiplicado ya lo dijo Jesús. Todo lo que das es a ti mismo a quién te lo das. Entonces para qué quedarte atrapado en un pasado donde todo es gris y no hay opción alguna a la inocencia de tu verdadero Ser.

Deja ir el pasado perdonándolo, pues te llevó al presente dónde estás hoy, tuvo su cometido acéptalo, agradécelo y  suéltalo.

Deja ir el futuro pues su base solo son presunciones, ilusiones y expectativas que casi nunca se cumplen, entonces para qué  poner tu energía en algo que ni siquiera existe.

El presente es la oportunidad de empezar de cero, dejando ir todo lo que obstaculice que tu alma esté en paz, sabiendo que este viaje lo iniciamos para recordar que todos somos seres de Luz y Amor, experimentando  una existencia humana  en el mundo del control y la ilusión.
Que pase lo que pase, no hay que tomárselo demasiado en serio, pues el fin justifica los medios y este  sin ningún tipo de duda es EL AMOR.


Artículo escrito por Olga Bernal


No hay comentarios:

Publicar un comentario